Dark Heresy 2 - Cruzada Herética

Ojos bien cerrados

Misión 3

Inquisition_seal.png
Aquila_transparent.png




Acólitos presentes:
Arbites: Darek Woltz
Guardia Imperial: Nash Ragaah
Rouge Trader: Enoch Cortez.
Techno Adepto: Romulus

+++++Ordo Hereticus – Logged in+++++
++++++++++Fecha 7325457.M41+++++
++++Nivel de Seg. + Alpha+++++++++
++++ Archivo 20394s235XM++++++++
+Sector Askellon+

Acuartelamiento Dubris Maximum.

Se recibe transmision anexo [6712J/828BX]

carta.jpg

Darek Woltz y Nash Ragaah se dirigen a la Colmena Desoleum Prime en el sector Askelon.
Llegan a la colmena siguiendo el mismo procedimiento que los demas acolitos.
Empiezan su busqueda de los demas acolitos y especialmente a Fanz. Siguen las pistas que el primer grupo inquisitorial ha dejado, intentando averiguar los pasos y por donde pueden haber pasado, usando una clave que tienen en comun, pasando por la mansion de Noble Guilijan ubicado en las “Alas” colmena superior hasta las zonas mas cochambrosas de la colmena principal.

Mientras tanto el grupo se habia alojado en un piso franco en el distrito de Z1 donde Enoch estaba bajo tratamientos intensivos recuperandose de unas heridas criticas que le habian dejado al borde de la muerte. Mientras Ambrosio le aplicaba el mejor tratamiento, Fanz y Romulus fueron a conseguir informacion por la colmena por posibles soplos, pistas o algo de informacion sobre cierto contrabando en articulos xenicos. Después de la trifulca anterior con los Rostros Angelicales se quedaron sin nada y necesitaban encontrar nuevas pistas.

Romulus consigio contactar con una persona que le daría informacion valiosa. Quedaron en un desguace a las 12 de la noche del día siguiente. Cuando Romulus se encuentra en el punto de reunión ve a lo lejos lo que parece ser su contacto, lo único que le suena algo familiar la figura que ve en medio de la noche entre los destellos parpadeante de las farolas. Cuando está a una distancia lo suficiente para reconocerle, Romulus desenfunda su arma y le dice que se detenga. El individuo es Jost. La crispación y rabia crecía en el interior de Romulus. Jost levanto las manos e intentó quitar leña al fuego pidiendo perdón y explicando que los rostros angelicales le pillaron husmeando por su territorio y que le amenzaron con matarle si no tendía una emboscada para ellos a los acólitos. Además tenía algo que les compensaría con creces el acontecimiento desafortunado. Le entregó al technoadepto una invitación que consiguió en un robo que cometió a un noble de la colmena superior que bajo para ciertos negocios o por placer en busca de cierta aventura al adentrarse en las zonas inferiores. Se trataba de una invitación a una fiesta privada en el Apex de la colmena superior donde se juntaran los nobles en una fiesta con antifaz y ropajes oscuros al estilo veneciano. También estaba prohibido portar armas de cualquier tipo. Medio satisfecho Romulus le hace un gesto con su arma y le dice a Jost que se largue. Este se despide con su jerga particular que solo consigue sacarle una muesca de asco de Romulus cuando ya le habia dado la espalda y caminado unos metros, Romulus quita el seguro de su ametralladora y le dispara a tración acto que junto con la mala visibilidad y posiblemente no haber untado el aceite bendecido reglamentario en su arma provoco que fallara el disparo haciendo que la escoria humana echara a correr y se despareciera en la oscuridad, Romulus ve como un desperdicio de su tiempo en ir tras de el y le deja escapar.

Al volver ve que el Comerciante independiente se encuentra en mucho mejor aspecto, rodeado de todo tipo de instrumentos reguladores medicae y tubos con sueros de diferentes colores que se escapan a su entendimiento y sentado en una esquina se encuentra Ambrosio analizando su placa de datos analizando la recuperación de Enoch y a la vez intentando encontrar información sobre los rostros angelicales. Este se levanta y comenta a Romulus que Fanz lleva unos días desaparecido y que aun no ha dado ninguna señal ni reporte. Malas noticias para el grupo Alpha.

A todo esto El grupo Beta comprendido del arbites y el Guardia van cerrando el paradero de los acólitos. Entrando en el sistema arbites en uno de los cogitadores que se encuentra por la colmena enceuntran un rastro de los acólitos mediante la clave en común de la Inquisición cifrado en un nivel bajo. No saben si por descuido o aposta… Se dirigen ahí y al final se junta el grupo con la mala fortuna del Arbites de que justamente no se encuentre el psíquico que tanto peligro supone y que tiene que vigilar. Eso le provocaba al Arbites mala sensaciones.
Se preparan para ir a la fiesta privada situada en la colmena superior. Acuden al punto de reunion que pone en la nota. Llegan al sitio designado y ya ven a un grupo de gente disfrazada de negro y distintos tipos de máscaras venecianas bizarras, también hay unos cuantos hombres que parecen de seguridad con túnicas verde oscuras y una mascara como de un duende malvado.
La gente esta haciendo cola para subir por una telecabina que subiendo desaparece por la linea atravesando las nubes sin ver el final.

Al llegar arriba se encuentran con una mansión abandonada en la cima de una torre, donde no solo ve ven algunos otros edificios contados muy lejos que apenas son visibles con la vista. La mansión parece haber sido abandonada hace años y dejado, con la mayor parte del techo desmoronado y la pintura desconchada. Destacan algunos muebles nuevos que están puestos justo para la ocasión que contrasta mucho con el aspecto antiguo y descuidado. Hay algunos servidores vestidos de bufones encima encima de la muralla escritorio de la mansión que parece que están como guardianes del evento.



Se encuentran todos los invitados disfrazados dentro del recinto con algunos servidores disfrazados de arlequines sirviendo unos entremeses. El guardia imperial se acerca a unos algo hambriento e intentando integrarse en la fiesta, y se mete en lo boca un entremés de uno de los cuencos. Le viene un repentino sabor a metal y frio. Cuando lo mira bien que se ha metido en la boca se da cuenta que son ojos que aun siguen parpadeando. Se le revuelve todo el estomago y le entran algunas convulsiones, apartándose de la muchedumbre se apalanca en una esquina y empieza a vomitar mientras sufre una deliración y entra en un pequeño estado de locura.

Después entran mas platos y los acólitos se dan cuenta que casi todos los platos son irreconocibles y grotescos. Uno de los platos era una especie que chillaba mientras los invitados se comían los trozos cortados y no dejo de gritar hasta que el ultimo trozo fue comido. Los acólitos no podían con su asombro. Todo el complejo apestaba a herejía y los acólitos intentaban pensar en cualquier manera de quemar el lugar hasta los cimientos. Después llamaron a los asistentes a una sala grande con una mesa hexagonal de exquisito diseño y creado con madera exótica y con incrustaciones de mármol y metales preciosos.
Cuando comienza el evento, la luz se atenúa y los servidores traen una variedad de cajas que contienen varias curiosidades como se detalla a continuación.

  • Un pequeño cristal negro como un fragmento que absorbe la sangre. Se adhiere a cualquier fuente de sangre (como un cuerpo humano) como un imán
  • Una calavera parcial de un enorme xenos basto
  • Un vial de vidrio que contiene un conjunto de esporas verdes en expansión
  • Un arma rota de diseño alienígena hecha de algún tipo de material similar al hueso
  • Y otros que los acólitos no exploran

Después de un periodo, entran cuatro sirvientes con una gran caja cubierta con una sábana de seda. La caja se coloca sobre la mesa y se quita la sábana para mostrar una figura humanoide desnuda. La criatura claramente no es humana, pálida como la muerte y muy demacrada, con ojos negros y orejas alargadas como cuchillos. La criatura está cubierta de cicatrices, muchas de ellas talladas en símbolos alienígenas, pero algunas más frescas parecen más el resultado de violencia reciente. Además, lleva muchas perforaciones en todo el cuerpo. La criatura usa un intrincado collar de latón insertado quirúrgicamente en su cuello. La criatura parece estar en constante agonía e incapaz de hablar, pero sus ojos están llenos de un odio inhumano. Cuando se revela a la audiencia, todos dejan escapar un grito de asombro.
Después de la muestra, los invitados están libres de mezclarse con el bullicio . Drogas (Fhoria) de todos los tipos de amasec se dan a todos los que quieran, al igual que esclavos mentalmente alterados de todas las edades y sexos para aquellos que desean una experiencia más carnal. Algunos de estos esclavos incluso muestran signos de mutaciones menores.
Durante este tiempo los acólitos consiguen sacar alguna información valiosa igual que algunos nombres.
La mañana siguiente, los invitados vuelven a tener los ojos vendados y son transportados de regreso a la colmena superior.

Comments

Hanysonic

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.